Uncategorized

Vacuna rusa contra COVID-19 a mediados de agosto

Rusia cerca de ser el primer país con una vacuna contra COVID-19, esperan su aprobación el 12 de agosto, se convertiría en la primera vacuna certificada en el mundo.

Una vez aprobada por las autoridades locales, será administrada en un inicio sólo a los trabajadores de la salud de primera línea.

El centro de investigación estatal en Moscú, Instituto Gamaleya, completó las primeras pruebas en humanos de la vacuna contra COVID-19, que se basa en el adenovirus, y espera comenzar las pruebas a gran escala en agosto.

Todavía tendrá que llevar a cabo ensayos en otras 1,600 personas, dijo la agencia de noticias rusa Interfax citando a «una fuente informada».

Investigadores y compañías farmacéuticas de otros países, como Estados Unidos, Reino Unido, Japón y China, también están desarrollando vacunas. AstraZeneca, Moderna y Pfizer realizan pruebas en la última etapa y se espera que los se den a conocer ya en octubre. Las pruebas de la fase 3 suelen tardar meses en realizarse, ya que son clave para comprender mejor la eficacia de un medicamento.

Según el director del fondo de riqueza soberana de Rusia, Kirill Dmitriev, organismo que financia la investigación de vacunas rusas, los científicos rusos han desarrollado rápidamente la vacuna porque es una versión modificada de una ya creada para luchar contra otras enfermedades.

Mientras, la viceprimera ministra rusa, Tatiana Gólikova, anunció que la producción de dos vacunas rusas contra el nuevo coronavirus comenzará en los meses de septiembre y octubre, la agencia habla de las primeras semanas de agosto.
«Las más prometedoras a día de hoy son dos vacunas», dijo Gólikova en una reunión telemática con el presidente ruso, Vladímir Putin. Agregó que se trata de las desarrolladas por el Centro de Investigaciones Gamaleya y el Centro Vector.
Los volúmenes de la producción de ambas vacunas están planificadas para septiembre y octubre.

El ministerio de defensa de Rusia dice que soldados rusos sirvieron como voluntarios en ensayos con humanos.

«Nuestros científicos se centraron no en ser los primeros sino en proteger a las personas», dijo Dmitriev.

A diferencia de la mayoría de las vacunas en desarrollo, se basa en dos vectores, no en uno, y los pacientes recibirán una segunda inyección de refuerzo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba