Uncategorized

Una nariñense sigue secuestrada por Al Qaeda en Africa

La madre de Gloria Narváez, religiosa nariñense secuestrada por Al Qaeda desde hace más de tres años en Malí, África, murió esperando razones de su hija.

“El mensaje de mi madre fue que le dijera a Cecilia que siempre la estuvo esperando y que no se debe cesar en su búsqueda”, fueron las palabras del hermano de la religiosa, Edgar Narváez.

También denunció que el gobierno nacional lo olvidó a él y a su familia, puesto que no les han prestado ninguna asistencia o información sobre la situación de su hermana Gloria Cecilia Narváez, quien fue secuestrada en el año 2017 en África Occidental. Dijo que únicamente ha recibido ayuda es de un sacerdote español que trabajó con Gloria en Burkina Faso, el cual le comunica que hace lo posible con ayuda de militares para poder tener información de su hermana.

Narváez también contó que hace año y medio no tienen conocimiento alguno sobre su hermana y que la última prueba de supervivencia fue un vídeo de 15 segundos “En este video aparece Gloria con una mujer francesa de edad que está enferma de cáncer. Mi hermana como enfermera la está cuidando. Fue hace un año y medio, dura 15 segundos y desde entonces no hemos sabido nada más”, aseguró.

Su madre tenía “la esperanza de que algún día volviera”; sin embargo, a la edad de 87 años, Rosita Argoty falleció este lunes en la ciudad de Pasto a las 7:30 de la mañana, y según Edgar, luego de la misa del domingo, ella se despidió de sus hijos con un abrazo, quizá presintiendo que algo iba a pasar. Fue una muerte natural y tranquila.

Gloria Narváez, nacida en Pasto, fue raptada por hombres armados en una aldea en la cual hacía labor humanitaria y evangelización, al este de Bamako, la capital de Mali y desde ese momento se tuvo la sospecha de que podía estar en manos de yihadistas.

Gloria Cecilia solicitó su ingreso a la comunidad de María Inmaculada y en 1981 ingresó como novicia. Dedicada a la labor humanitaria y de evangelización en el continente africano, primero en Benín y posteriormente en Malí. Se caracterizó por trabajar con los más pobres, es defensora de  la vida y brindaba especial cuidado a los niños.

La religiosa fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 en Karangasso, en el suroeste de Mali, en las zonas fronterizas con Costa de Marfil y Burkina Faso.

El grupo yihadista Nusrat al Islam wal Muslimin (Grupo de apoyo al islám y a los musulmanes), activo en la región del Sahel y aliado con Al Qaeda, reivindicó cinco secuestros, , entre ellos la monja colombiana.

Se necesita que el gobierno colombiano interceda ante el Vaticano para lograr que el Papa Francisco asuma como intermediario en las negociaciones para liberar a la religiosa Narváez.

Foto/files.rcnradio.com/public/styles/image_834x569/public/2018-12/monja_secuestrada_0_0.jpg?itok=IU7S4p4w

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba