OPINIÓN

UNA LECCIÓN POLÍTICA GENERACIONAL

Por Salomé Solarte Niquinas

A Bill Smith

Esteban fue asesinado esta semana, él era otro de los mutilados políticos que perdió su ojo durante las marchas del 2018 en una abatida del ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios), tiempo desde el cual la juventud colombiana ha liderado nuevamente los gritos que se agolpan en las calles de Colombia.  Esteban posiblemente ha sido otra cifra del terrorismo de estado, posiblemente su muerte sea un crimen de parricidio, posiblemente sea solo un crimen más dentro de todos los que ya son costumbre en este “platanal”, y es que en Colombia lo reprochable no es que la muerte haga parte de la vida sino que estas ocurren cada vez más porque los que deben hacer su trabajo no lo hacen y nos estafan ganando dinero de nuestros impuestos.  Es inevitable que las emociones se revuelvan y que la ira y la frustración nos confundan en medio del amor que sentimos por este país; es nuestra casa, un paraje soñado donde el peor enemigo ostenta el poder, donde quienes nos gobiernan no lo hacen con espíritu demócrata sino que su interés personal está viciado de soberbia, avaricia y sorda prepotencia.

En un Informe ante la Comisión Internacional en DDHH por la Primera Línea Jurídica hemos expuesto el modo operativo de los cuerpos represores del gobierno con innegables tintes extremistas donde el objetivo policial no es ni cívico ni de servicio sino de OPRESIÓN, donde el adoctrinamiento de la formación militar hace escuela en la tergiversación hasta de la historia misma para condicionar y justificar por medio de la racionalización falsamente acomodada acciones como la mutilación ocular y otras prácticas contra la ciudadanía, ella todas las veces en clara inofensión y vulnerabilidad, característica ultima esta que va en contra hasta de los romances de Murakami sobre la guerra.

Los análisis económico-políticos ya nos han abierto los ojos, de que la intención tributaria que Gaviria aperturó con los TLC negligentes y afanados era la de desaparecer la clase media y que ahora se pretenda prolongar la pobreza para cocernos en un mismo sartén donde nos voltean de un lado a otro a su antojo los clanes políticos que se sirven de nosotros. Nos dan vueltica cada que nos tostamos un poquito, pero tampoco nos sacan de la sartén, nos terminamos quemando y ellos nos “dan gusto” permitiéndonos vivir con lo justo.

He visto como el terror les inunda la cara a mis colegas burgueses mezquinos porque el terror de ellos es que nazcan nuevos riquillos y “les quiten” los 3 pesos a los que están aferrados.  Obvio, alguien dijo que los pocos que manejan la oferta pueden controlar el mercado sin mucha competencia, ese es su terror, que a los demás les vaya mejor que a ellos.  (Léase como sarcasmo) ¡Imagínense el escándalo! ¡Pobres pensando que pueden ser ricos! ¡Pobres que con acceso a educación aprendan a hacer las cosas mejor que ellos¡, ¡pobres que inspiren a más pobres que pueden dejar de ser obreros para pasar a manejar capital! Que gracioso lo último, recuerdo una compañera de la universidad que dijo una vez que ella era capitalista. (meh)

Duque y los uribistas salían a llorar porque los pobres no tendrían su plática de subsidio por la fallida reforma que tumbaron los muchachos marchantes y la adultez que les hacía coro en las calles. Los subsidios son limosna, es indigno e indecente, empobrece la mente y les acostumbra a no aspirar a mas, quien recibe se vuelve facilista y perezoso y eso es justo lo que necesita el gran acaparador de mercados, obreros ignorantes, baratos y sin ambiciones, sin esperanzas y resignados.

No tiene nada de malo estar feliz con lo que se tiene, lo que no es muy loable que digamos es manipular la ciudadanía para que su autoestima permanezca dormida o peor aún que sea gris sin aspiración alguna.

Tengo otro querido amigo que me reprochaba “ser de izquierda” cuando “ellos nos van a quitar todo” refiriéndose a los menos afortunados. Amigo, eres demasiado inteligente como te recuerdo para que no hayas evaluado las propuestas de la izquierda que defiendo.  Y es que les cuento: Sí es posible ser de izquierda y defender la propiedad privada. Fin.

¿Mi compañera capitalista habrá triplicado empleos esta década en su macroindustria? Jajajaja, no; ella es otra asalariada, otra “pequeña burgués” como yo y algunos lectores pero estamos absurdamente lejos de controlar el mercado, dejamos que un presidente que se pinta las canas para parecer “joven fresco pero de edad” nos gobierne ¿ahora vamos a seguir afirmando que podemos competir en la economía mundial con TLCs asesinos que han desangrado al campesino y que ahora quieren entregar ríos, montañas, selvas y paramos para extracción petrolera y minera?

No digo que Gaviria haya tenido la intención criminal de exponernos a un campo de batalla donde peleamos con palos y gritos frente a potencias cuyos láseres y escudos nos han casi exterminado, quizá y su ánimo hiper-entusiasta era el de “hacer un bien” que es precisamente de lo que sufre este país: de irresponsable entusiasmo y fascinación por el riesgo del imprevisto y no son la misma vaina.

La bomba de neurotransmisores al que Colombia viene siendo adicto por décadas es suicida: narcisistas enfermos con anhelos mesiánicos y una mayoría ciudadana con nula autoestima y co-dependencia afectiva (hasta borderline).

Los extremos son tóxicos, el justo medio no existe; el radicalismo no es una solución y en esa búsqueda ridícula purista del espíritu netamente de derecha o de izquierda no hay sino obstinación y sensiblería irracional.

No estamos en el ágora embriagados por el elixir de las musas para ver quien da el discurso más adornado y menos entendible, estamos en la aplicación de normas, de tratados, de marcos rectores que ya han sido diseñados.  Estamos ya en el tiempo de la Republica donde el legislador debe evaluar el contexto social a la luz de la sociología jurídica y de la estadística, legislar salva vidas pero en Colombia ese legislador HACE PARTE DE UN CLAN, y es que el legislador no debe tener un extremo radical porque gobierna un rebaño ecléctico donde todos son su responsabilidad y donde las calidades de ellos no deben serle indiferentes ni objeto de discriminación ilegal.  Gobierna para los estratos altos y para los bajos, para los afro-descendentes, para la comunidad LGBTIQ+ para las mujeres, niños, ancianos; no “solo” para la raza aria de ojos azules y cabello rubio a las que ni ellos pertenecen ni siquiera con el tinte con amoniaco y sus dientes diseñados cual Marlon Becerra.

Tengo varios escritos donde explico que pasa con las reformas, mientras algunos propenden por la apertura económica descontrolada donde el más fuerte es el que se mantiene a flote, yo les digo algo: la abundancia será posible donde pueda ser administrada, de lo contrario se tornará en caos y será incontrolable o como dice el argot popular: “el que mucho abarca poco aprieta” y es que el 2020 nos enseñó mucho sobre los pecados de la prepotencia, sobre aquello de que escupir para arriba nos cae en la cara y que de tanto afirmar “de esta agua no beberé” se convierta en un “me hizo tomar el vómito del vaso” y creemos que esto último es “educación con carácter pero con amor”.

Colombia es la hembra machista que en medio de una riña conyugal la defienden y se enoja con el defensor para chillar: “dejad que pegue que pa’ eso es marido”.

A Esteban le hicimos pinturas, se hizo viral un dibujo azulito de su rostro con partituras y notas musicales volando desde su ojito mutilado, pero bueno, la vida sigue. En este país ser joven (menor de 35) y defender el radicalismo es contra natura.

Colombia es ese sabelotodo molesto del curso que todo lo sabía y nada ignoraba hasta que un día no sacó 5 en el examen y le hizo pataleta al docente, solicitó contra-calificación, le alegó con fuentes en mano, todos lo vivimos. ¿Para que existe entonces el Derecho Comparado? ¿Porque muchos países del mundo toman las experiencias de otros e implementan en sus territorios métodos de prevención o incluso legislan con esas normas en adaptación sobre su territorio a fin de que no ocurra dentro de ellos lo que ya en sus vecinos? ¿Nuestros jueces de la republica tienen vocación audaz para la protección de sus administrados? la suficiencia teórica intelectual la cumplieron, ¿la humana también? ¿Es quizá demasiado riesgo “empezar” a ampliar la protección de la ciudadanía con sentencias de avanzada realmente adaptadas al siglo en que vivimos? Hagan de la jurisprudencia finalmente la época dorada que necesita Colombia, nuestros jóvenes lo merecen, después de que uno inicie la avalancha del poder fraterno y objetivo es posible, cuentan con nuestro apoyo.

Esta es una columna directa a los jueces y administradores de justicia, salgan de la zona de confort jurídica, ser proteccionistas es para lo que están, para algo les fue dado el lugar que ostentan y no fue para inflarles el ego; en absoluto.

Cuando escribía sobre el Trauma Generacional de Chile y lo comparaba con Colombia la tesis no recaía en el origen político “justificado” allá o acá[i] de tales sucesos, el punto está en que si no es un acto GENERACIONAL de cierre político a una época, NO HAY NI DISMINUCIÓN, NI CIERRE, NI NUEVA EPOCA POLITICA y la base es emocional porque el elector es emocional, no racional (debería serlo) y más aún en este país donde siguen  votando porque “su capricho”[ii] es la necesidad irracional de finalizar un conflicto armado con más “plomo es lo que hay”. Se requiere URGENTEMENTE que los eslabones retrogradas, las mentes “jóvenes” adoctrinadas con el radicalismo de extremos dejen de filtrarse en las decisiones legislativas porque no son demócratas y sus motivaciones están al servicio de un continuismo (de derecha o de izquierda) que tiene asidero en el odio de clases, la discriminación ilegal y la perpetuidad del Trauma Generacional de la Violencia nacida en los años 50.

Todo apoyo al dialogo como un método de crecimiento y final de conflictos sigue siendo en definitiva la vanguardia política y la esperanza sobre la antigüedad geriátrica política.

Porque al final de cuentas la edad ya no es garantía de “inocencia” al servicio público[iii], este gobierno tiene una cantidad de ancianos radicales disfrazados con biotrajes juveniles que nos remontan al estilo político de un frente nacional pero muchísimas veces más corrupto y cruel. Entonces la edad tampoco significa que todos los líderes en edad madura no puedan saltar audazmente por encima de esos yuppies políticos sin idea de la vida. El recurso es el cerebro y el alma, no la cara.

Hay que tener conciencia de que la Pandemia nos mostró que como país estamos evolutivamente ¡de nuevo! frente a una escisión social, económica y en últimas política, pero ahora de un radicalismo que tira para una aporofobia legalizada y del otro lado los sujetos de tal tedio[iv].

¿Cómo es posible que el veto moral en Colombia sea acomodado e inofensivo frente a uno de los más vergonzosos genocidios mundialmente conocidos?: 6402 (y contando) víctimas de los “Falsos Positivos” durante el gobierno Uribe Vélez, ¿cómo es posible que sus dirigentes hagan vida social y pública? ¡Y hay quienes aún los aplauden! Cómo es posible que quienes fueron sus adeptos en principio, ya descubierto el escándalo, al menos por dignidad ¿no ejerzan escarnio ácido a él y su “método de gobierno”? y lo que es peor aún ¿Cómo es posible que aún no entiendan que OBLIGAR LA CONSECUCIÓN DE RESULTADOS con recompensas OBSCENAS al pie de fuerza no se vea como lo que es: NEGLIGENCIA ABSOLUTA.  ¡¿La respuesta que dicen es: Teníamos que ejecutar e informar  bajas a como dé lugar?! Sí, eso es lo que dicen y adivinen, quien dio la orden ya salió a decir que a él lo engañó ese mismo pie de fuerza. ¡Ja!

Tomaron vómito y agradecieron como Tomasito.

[i] y no digo que alguno sea justificado, respondo directamente a la interpelación grotesca de un columnista macho radical conspiranoico que insultó mi inteligencia.

[ii] El de la extrema derecha y/o uribistas

[iii] Abudinen, ¿eres tú?

[iv] “… y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

 

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la

Liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica

Roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba