Uncategorized

Se prende la indignación en Colombia

La acción criminal de policías que mataron a un ciudadano provocó la reacción violenta de miles de manifestantes. La muerte violenta de Javier Ordoñez desató la protesta.

En Bogotá, siete personas murieron y se registraron 117 heridos: 51 civiles y 66 uniformados, fueron atacados 46 Centros de Atención Inmediata de la Policía CAI y 17 de ellos fueron quemados, 51 buses de TransMilenio fueron dañados y 10 de estos vehículos fueron incinerados en la Autopista Sur, se presentaron saqueos en supermercados y bancos.

Las protestas se vivieron en varias zonas de la capital del país y en distintas ciudades de Colombia.

El caos se apoderó de Bogotá y los enfrentamientos se multiplicaban en todas las localidades de la capital del país. Los sectores con más movilizaciones fueron Bosa, Suba, Kennedy y Engativá. Los  cacerolazos sonaron en las protestas en el 70% de los CAI.

En Medellín, Cali, Barranquilla, Ibagué, Villavicencio, Pereira y Pasto, entre otros espacios de Colombia también se presentaron movilizaciones y se convoca para hoy el viernes acciones de protesta en muchos municipios.

No es sólo el rechazo a un comportamiento policial claramente criminal fueron los enfrentamientos de ayer, es la reacción a una agresión constante desde un poder que cree que cualquier cosa puede hacer contra una población amedrentada y sin salida. Lo que se está prendiendo en Colombia es más que los puestos de policía, lo que se está perdiendo es la sumisión.

Carlos Sánchez

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba