Uncategorized

Que horror…

“Porque el gobierno colombiano tiene la metralla homicida para el pueblo y la rodilla puesta en tierra ante el oro americano». Gaitán

El país asiste a momentos de crisis, violencia, terror, pandemia y desgobierno que provoca un clima donde la muerte rodea a los ciudadanos, que vemos cómo se incrementan las masacres, el asesinato de líderes sociales, la persecución sistemática de grupos armados ilegales que en gran parte del territorio nacional, imponen un para-estado que gobierna la nación.

Esta tragedia humanitaria ocurre en medio de una pandemia que ha afectado el tejido social, que ha generado el dolor de la pérdida de miles de vidas humanas, donde sus familias además de perder a sus seres queridos, no han podido ni siquiera hacer el duelo, donde la economía se afectado y son millones los empleos perdidos y principalmente la economía  familiar ha sido afectada y el empobrecimiento  dispara los índices de pobreza e indigencia.

En medio de esta orgía de sangre, que se ha incrementado desde el inicio del desgobierno del Sr. Iván Duque Márquez, porque integrantes de su partido político, el Centro Democrático afirmaron que harían “trizas La Paz” y lo están haciendo, por el desconocimiento de lo acordado y firmado por el estado colombiano; anunciaron que habría, “plomo es lo que hay, plomo es lo que viene”, y una muestra es lo ocurrido con el abogado JAVIER ORDÓÑEZ, asesinado por la policía nacional, quien violó la constitución nacional cuando  reza el artículo 218. “La ley organizará el cuerpo de Policía. La Policía Nacional es un cuerpo armado permanente de naturaleza civil, a cargo de la Nación, cuyo fin primordial es el mantenimiento de las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos y libertades públicas, y para asegurar que los habitantes de Colombia convivan en paz. La ley determinará su régimen de carrera, prestacional y disciplinario”.

Está más que demostrado que acabaron con la vida de este ciudadano de la manera más cruel, desconociendo los llamados de auxilio de Javier Ordoñez y sus amigos, que clamaban que cese la violencia brutal que acabo con su vida y que de manera igual de grave provoco la indignación y el rechazo de la ciudadanía en varias ciudades del país, provocando la respuesta una vez más violenta  de la policía nacional. Solo en Bogotá la Sra. alcaldesa  CLAUDIA LOPEZ en rueda de prensa denuncio que se “asesinaron a 8 ciudadanos  con  armas de fuego proveniente de de la policía nacional”, afirmo de manera enfática la Dra. López, y de la misma manera anoto que, “sumándose a este macabro episodio, se presentó la ocurrencia  de cientos de heridos, 66 civiles de ellos por arma de fuego, disparadas por parte de algunos miembros de la policía» sentencio la Sra. Alcaldesa quién dijo además, “en Bogotá hubo una guerra y la utilización de armas de fuego policiales que provocaron estas muertes y la policía se habían comprometido a que no las usarían después del asesinato del joven Dylan Cruz”, y reafirmó «no vamos a tolerar una masacre de nuestros jóvenes”. La voz angustiada de la Sra. Alcaldesa, demuestra la impotencia de las autoridades territoriales a quienes el gobierno nacional no solo no escucha, sino que pasa por encima de la autoridad distrital respaldada por  la democracia local.

La actuación violenta y de franca violación de la constitución se da bajo la complacencia de unos códigos y procedimientos, donde al policía se lo forma en doctrinas militares donde miran al ciudadano como el enemigo interno, donde violan las libertades ciudadanas y los derechos humanos, con patente de corzo por sus actuaciones en contra de la ley, saben que sus malas actuaciones serán de conocimiento de la justicia penal militar donde reina la impunidad,  la corrupción de muchos integrantes la policía nacional ensombrece  el buen comportamiento ciudadano y de servicio de miles de integrantes de institución policía nacional, tan necesaria para garantizar la seguridad y vida  ciudadana.

La ciudadanía ha denunciado en varias ocasiones la indebida utilización de la fuerza por parte de algunos integrantes de  la policía nacional, los abusos permanentes del ESMAD, quien es el responsable de la muerte de muchos ciudadanos y de causarles graves heridas a otros, todo ellos en la más completa impunidad, o también lo que ocurre con la policía anti antinarcóticos, quien perpetro  la masacre del TANDIL en el municipio de Tumaco en el año 2017, donde fueron asesinados 7 campesinos, sin que hasta la fecha no se haya procesado a los responsables, o variados casos similares de abusos constantes en donde por igual reina la impunidad.

Es pertinente precisar que la mayoría de la institución policial le presta un servicio público invaluable por el  bien de la comunidad, son muchos los policías sacrificados en cumplimiento del deber público en la constante persecución contra la delincuencia, debe ser la policía nacional la primera en velar porque exista respeto por los ciudadanos y por igual para las autoridades locales, territoriales y distritales como lo reza la constitución nacional; no puede esta valiosa institución dejarse llevar por comportamientos dictatoriales que la lleva a contrariar la democracia del país y el desconocimiento de la autoridad constitucional, lo que no puede ser la razón para no atender la petición generalizada de la sociedad colombiana que exige una reestructuración de la policía nacional que como órgano civil, no puede seguir comportándose como un estamento militar que actúa como si estuviera siempre en guerra contra los ciudadanos.

HAROLD RUIZ MORENO

Ex concejal de Pasto

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba