OPINIÓN

Prohibido olvidar

Los corruptos, sin una gota de vergüenza en la cara, vuelven al ataque, luego de todos los desastres causados en el país, salen a los medios de comunicación a presentar nuevamente sus nombres en las elecciones al Congreso, todos con su viejo discurso promesero, populista, aspirando a repetir puesto en las próximas jornadas electorales de marzo 2022.

Como si no significaran nada todos los muertos a bala y a golpes, de jóvenes que salieron a protestar en las diferentes jornadas del paro nacional, como si no fueran nada todos los escándalos de corrupción de los funcionarios de este gobierno del aprendiz, como si no fueran nada las jugaditas de los congresistas para mamarle gallo a las leyes y al pueblo, como si no fueran nada toda el hambre y la pobreza que se han agudizado en todos los estratos sociales por su irresponsabilidad al hacer leyes para beneficio de los patrones de la banca, el comercio  y la politiquería.

Para ellos eso no es nada, gajes del oficio, para ellos lo único importante, son las elecciones, para ellos la democracia son los votos cautivos, amarrados, comprables, endosables, lo importante es ganar las elecciones para contratar y repartir puestos, todo lo demás no sirve, todo lo demás es lo de menos. Mientras, para el pueblo la democracia es algo diferente, la democracia son los servicios públicos funcionando a cabalidad, la educación total para la juventud, la salud con cobertura y calidad, los presupuestos municipales para los proyectos sociales de la mujer, la infancia, el adulto mayor, la discapacidad, es la seguridad, la dignidad, el empleo, precisamente lo que no hay o existe mediocremente.

Quien vio un congresista en el paro, tal vez uno o dos en Cali o Bogotá, los demás estuvieron escondidos en sus fincas, tomando whisky, viendo televisión, mientras los jóvenes se jugaban la vida en las protestas.

Como si no fuera con ellos, los congresistas solo piensan en hacer jugaditas, como la aprobación de la nefasta reforma tributaria, que estaba lista para ser aprobada y saquear los pocos recursos del pueblo, si no es por el paro nacional ya estaría vigente, ejecútese y cúmplase, como les gusta mandar desde la colonia. Es claro que los culpables de todas las perdidas que ocurrieron en el paro fueron los congresistas, con Duque a la cabeza, ellos provocaron, todo por su ambición e ineptitud, aunque luego dijeron que no sabían, que no habían leído el proyecto.

En este momento toda la maquinaria del estado se encuentra dedicada a crear puestos para repartir a los congresistas de la rosca, con el fin de que puedan negociar el apoyo de los caciques de las regiones en las próximas elecciones. Se ha aprobado miles de puestos en Procuraduría, Defensoría del Pueblo, Contraloría, Registraduría, contratos supermillonarios que se van a Abudinear las próximas elecciones.

Se escucha de nuevo el nombre de Emilio Tapia en las noticias de la corrupción, un personaje condenado después de su paso por el “carrusel de la contratación” en Bogotá, el mismo que vuelve a contratar con los amigos, porque el sistema corrupto sigue funcionando, porque es amigo de los ministros y sus asesores, porque el carrusel sigue a pleno vapor, porque él sabe a quién untarle la mano, él sabe como moverse en las oficinas, él sabe en donde esta la plata de los contratos, él sabe a qué congresista el dieron el ministerio, mejor, qué congresista es el dueño del ministerio.

Si bien los politiqueros se olvidaron de las protestas y los paros, el pueblo colombiano no puede olvidar quienes han sido los responsables de todos los males, una clase política inútil, que desvergonzadamente vuelve a la campaña, vuelve a pedir el voto, o a comprarlo.

Si los mismos congresistas vuelven a ser elegidos, si la gente vuelve a votar por los mismos, de nada sirvió todo el sacrificio de una juventud que puso la piel y el alma, por crear cambios en este país, un país que necesita un nuevo rumbo, para salir del callejón del hambre y la muerte, para que la niñez y las próximas generaciones tengan la oportunidad de crecer en una tierra de vida y esperanza.

LUIS CABRERA

Sept 28-2021

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba