Uncategorized

No dejaron que Rafael Correa sea candidato

En tiempo récord, en 17 días, resolvieron contra el ex presidente Rafael Correa una casación en la Corte, cuando por ejemplo al ex presidente Mahuad no han resuelto su caso en 20 años.

Si una eventual sentencia contra Correa no se ejecutaba antes del 18 de septiembre, el exmandatario hubiera podido ser candidato en las elecciones de 2021. Al ratificarse esta sentencia, el exmandatario no podrá participar más en la vida política en Ecuador.

El pasado 7 de abril del 2020, un Tribunal de la Corte Nacional de Justicia, sentenció al exmandatario Rafael Correa y al exvicepresidente Jorge Glas a 8 años de prisión acusándolos de cohecho agravado en calidad de autores.

Correa, quien fue presidente de Ecuador de 2007 a 2017, tenía intenciones de participar en las elecciones del 7 de febrero de 2021 como candidato a vicepresidente en la fórmula encabezada por Andrés Arauz.

Dos informes se leyeron sobre el recurso de casación. El de mayoría por los conjueces Lauro de la Cadena y José Layedra y el informe de minoría del conjuez Milton Ávila. El existe el voto salvado del Dr. Milton Ávila, pero con el voto de los otros dos conjueces ratifican la sentencia.

La base de la acusación es un archivo de Excel donde dicen aparece el monto de los dineros recabados para posicionar el movimiento político de Rafael Correa. Se basó en una investigación publicada en el portal Mil Hojas ‘Odebrecht y otras multinacionales pusieron presidente en Ecuador’.

Correa fue condenado este año en primera y segunda instancias a ocho años de prisión y de inhabilitación política tras haber sido declarado culpable del delito de cohecho.

Se lo acusa de recibir «aportes indebidos» en el palacio presidencial de Carondelet para la financiación irregular del movimiento político Alianza País a cambio de la adjudicación de millonarios contratos del Estado a empresas.

Durante la audiencia de casación, la fiscal general del Estado, Diana Salazar, explicó que el recurso de casación es técnico, y hay prohibición de reexaminar los hechos del Tribunal y volver a valorar la prueba.

En la segunda y última jornada desde Bélgica y vía telemática intervino Rafael Correa quién aseguró que “jamás he recibido ni ha permitido un soborno”, calificó el proceso judicial en su contra como un «gran montaje» y se preguntó quién puede creer que entre el 2012 y el 2016 existió una organización criminal para recibir sobornos y el vicepresidente entre 2012 y 2013 no se enteró de nada, refiriéndose a Lenin Moreno.

La fiscal indicaba que se pudo advertir que los abogados inducían con sus argumentos a que los jueces vuelvan a valorar la prueba y los hechos, cosa no permitida en casación.

A decir de Correa en este caso para tratar de inculparlo se han inventado cuadernos en un viaje de Guayaquil a Quito, han sembrado archivos, ha existido fraudes procesales e incluso cambios de acusación, … todo para quebrar la moral de «gente buena e inocente que lo único que hizo fue trabajar por la patria».

«No buscan la verdad, sino perseguir y por destruirme a mí destruyen a gente inocente. (…) Yo sabré defenderme, yo elegí la acción política, sabía los riesgos que existían de cambiar estructuras y sistemas perversos que nos han mantenido en el subdesarrollo 200 años. Pero no se metan con gente inocente… no se metan con empresarios honestos. (…) En sus manos señores jueces está el cambiar la historia y hacer justicia», concluyó un Rafael Correa que dijo no conocer a Odebrecht ni haberse reunido con esa empresa que, aclaró, no le gustaba por los abusos que cometió al inicio de su Gobierno.

Mientras tanto, ciudadanos con banderas tricolores y con la imagen de Rafael Correa se apostaron la tarde de este lunes en los bajos de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, en Quito. Y copartidarios como Pamela Aguirre, Parlamentaria Andina, escribieron:

¡Más vale sufrir una injusticia que cometerla! Inhabilitar perpetuamente a para ser candidato a cargos de elección popular demuestra que nunca pudieron ganarle en las urnas, solo con artimañas le inhabilitaron en las cortes.

Para descorreizar, no basta una sentencia.

Es claro: no perdonan que Rafael Correa haya puesto un plato de comida en los hogares, no perdonan el cobro de sus impuestos, no perdonan que mejoró millones de vidas de ecuatorianos. No solo condenan a un líder, condenan al pueblo! Y acaban con las cenizas de la democracia.

¡La injusticia no es para siempre!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba