NARIÑOPAZ

Manifiesto Humanitario desde Samaniego-Nariño

Ante la grave crisis humanitaria que se vive a nivel nacional y la persistencia del conflicto armado en Samaniego-Nariño, múltiples organizaciones sociales encabezadas por el Consejo Municipal de Paz Reconciliación y Convivencia de Samaniego, redactaron un Manifiesto Humanitario como herramienta de construcción de paz en el territorio. La socialización fue llevada a cabo el pasado 21 de mayo por medio de un foro virtual, en el que participaron 45 representantes de organizaciones sociales regionales, nacionales y de cooperación internacional con presencia en el departamento.


Al occidente de San Juan de Pasto, a 117 km de distancia, se encuentra el municipio de Samaniego, una región que desde los años 80´s ha sido testigo de una diversidad de conflictos de tipo político, social y cultural que la han sumido en una ola lamentable de todo tipo de violencias. Samaniego ha sido el escenario donde grupos al margen de la ley como la extinta guerrilla de las FARC, el ELN y las AUC han tenido su asiento. Este municipio se ha sobrepuesto a las condiciones adversas del contexto gracias al impulso de iniciativas ciudadanas y su poder organizativo alrededor de la paz.

Los movimientos sociales de Samaniego entienden el conflicto actual de desestabilidad social y política, al igual que muchos otros sectores del país, como una acumulación de inconformidades profundas que no habían sido escuchadas y resueltas por los gobiernos de turno.

A partir de este contexto, el Consejo Municipal de Paz de Samaniego, con el apoyo del Secretariado Nacional de Pastoral Social- Caritas colombiana, mediante su Programa ConPaz -que busca fortalecer Consejos Territoriales de Paz, Reconciliación y Convivencia (CTPRC) en el país, entre ellos cinco consejos de Nariño- redactó y socializó junto con distintas organizaciones sociales el Manifiesto Humanitario en el que señalan varios puntos, entre las cuales se encuentran:

– Que se brinden garantías para el ejercicio de la defensa de los Derechos Humanos, la construcción de Paz y se respete el Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos.

– Que se respete y se promueva la autonomía territorial, la justicia especial indígena y los derechos de los pueblos campesinos e indígenas.

– Que no sean blanco de ataques los bienes públicos, civiles, culturales, educativos y de salud.

– Que se erradique la violencia contra la mujer.

– Que se garantice el derecho a la libre movilidad en todo el territorio.

– Que se elimine la desaparición forzada como mecanismo de guerra.

– Que se promueva el diálogo para tramitar la salida negociada al conflicto armado.

– Que se desmilitaricen los territorios.

– Que se dé cumplimiento a los Acuerdos de Paz.

En el texto, terminan rechazando el uso de la fuerza y la represión contra los manifestantes y hacen un llamado para que el Gobierno Nacional abra un diálogo de entendimiento, sincero y efectivo con los sectores movilizados.
Durante el foro virtual, participó como invitada especial Deisy Aparicio, vicepresidenta del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia, quien señaló que los Consejos de Paz puede tender puentes entre la institucionalidad y la sociedad civil, promover diálogos entre actores sociales diferentes que permita restablecer la confianza, reconstruir los tejidos sociales y políticos, romper esa lógica de amigo – enemigo y facilitar acciones que promuevan el reconocimiento de todos los actores que hoy reclaman mejor educación, trabajo y un cierre de brechas sociales.

“Hoy debería preocuparnos el principio de humanidad frente a lo que estamos viviendo, superar las tensiones que tenemos en los consejos y garantizar el esclarecimiento de la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición”, puntualizó Deisy Aparicio.

Por su parte Alejandro Reyes, consejero de paz del departamento de Nariño, expresó que es urgente articular las distintas iniciativas y manifiestos que desde los consejos territoriales y la sociedad civil se han venido impulsando para garantizar los derechos humanos, el desarrollo social y la implementación de los acuerdos en el departamento.

Según Geovanny Melo, secretario técnico del CMPRC, en este momento coyuntural del país, los consejos territoriales de paz pueden generar espacios de profundización de la democracia, donde la ciudadanía asuma un papel protagónico. “A través de este tipo de expresiones podemos minimizar los efectos del conflicto y proponer acciones concretas para avanzar en acuerdos humanitarios que mitiguen el conflicto social y armado que vivimos los colombianos”, afirmó al referirse al Manifiesto hecho en Samaniego.

El Manifiesto Humanitario es respaldado por: Comité del Consejo Municipal de Paz Reconciliación y Convivencia- Samaniego; Instituto Sur Alexander Von Humboldt – ISAIS; Mesa Municipal de Mujeres; Mesa Municipal de Víctimas; Sindicato del Magisterio de Nariño – SIMANA- Samaniego; Consejería de Mujeres Indígenas; Servicio de Pastoral Social Vicaría San Juan Bautista de la Diócesis de Ipiales– SEPASVI; Plataforma de Juventudes de Samaniego Asociación de Víctimas de Desaparición Forzada de Samaniego Unidos por la Verdad – ASVISUV; Comité de Derechos Humanos de Samaniego del Sector Montañoso; Asociación de Sobrevivientes de Minas antipersonal, Munición sin explosionar, y Artefactos explosivos, de la Región Abades. Campaña Colombiana Contra Minas Antipersona.

Pastoral Social Caritas Colombianas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba