Uncategorized

La coca abre debate en el Congreso

El proyecto de ley que busca crear y regular el mercado doméstico de la hoja de coca y sus derivados.

Los senadores Feliciano Valencia Medina del Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS) e Iván Marulanda del Partido Alianza Verde, fueron los responsables de radicar un proyecto de ley apoyado por otros 21 congresistas de distintas colectividades para reformar la política de drogas que se ha aplicado en Colombia los últimos 20 años.
Ambos senadores propusieron que el Estado comprase las cosechas de coca, que éste mismo sea el proveedor de sus derivados y también que oferten la cocaína a todos los consumidores; ante esto, el senador Marulanda aseguró que “Los y las congresistas que suscribimos este proyecto de ley, lo entregamos a la consideración del Congreso de la República y la opinión nacional e internacional, sin intención distinta que la de abrir las mentes de estos tiempos al examen del futuro. No podemos seguir llevando a cuestas una guerra que no nos merecemos ni nos pertenece”.

Mientras tanto, en la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) sigue un amplio debate sobre qué tipo de drogas son utilizadas en la salud física y moral con fines médicos para ayudar a decidir qué comportamientos cumplían con los acuerdos y cuáles no. Por ende, la lectura que se realiza de cada convención de drogas depende de los miembros de esta organización y de los métodos objetivos tradicionales de los instrumentos de política interna.

Según informes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es de hecho consciente que la meta de “un mundo libre de drogas” es inalcanzable; sin embargo, muchos Gobiernos siguen insistiendo en la supresión total del uso de ellas. Solamente en Colombia se estima que entre los años 2000 y 2015, se invirtió alrededor de 1.200 millones de dólares anuales para atacar el tráfico de drogas y, no obstante, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, hay 154.000 hectáreas de coca en el territorio nacional.

El columnista Luis Eduardo Celis en una de sus opiniones para la Fundación Pares menciona en pocas palabras que un sistema político como el colombiano, que se encuentra tan permeado por el poder del narco, no va a ceder de manera fácil a políticas que nos alejen de la fracasada política “antidrogas”, en la cual el Gobierno se empeña en seguir atacando al campesino, que es el eslabón más débil de una larga y compleja cadena, donde hay grandes y poderosos jugadores.

Sin embargo el Gobierno, en respuesta a las masacres que se han presentado en Colombia, anunció que va a redoblar sus esfuerzos para la lucha contra el narcotráfico, con los mismos métodos.

Paula

 

Foto/https://m.eltiempo.com/uploads/2019/04/06/5ca91aaca8a38.jpeg

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba