DESTACADOHOY

Las primeras heroínas de la Patria son pastusas

Honor a la mujer nariñense. Esta fecha permite recordar la acción valiente de las mujeres de nuestra tierra desde épocas históricas. Para recordar esta fecha publicamos el escrito de la Presidenta de la Academia de Historia de Nariño, Lydia Inés Muñoz Cordero.

Las primeras heroínas de la Patria son pastusas: 11 y 12 de diciembre de 1812

En el contexto revolucionario por la emancipación en Nueva Granada se encuentran prisioneros en Pasto, más de 300 patriotas caleños con el propio comandante de la expedición proveniente del norte, el coronel Alejandro Macaulay, el Doctor Joaquín Caicedo y Cuero, el oficial Eusebio Borrero y otros oficiales de especial rango, así como soldados rasos. La epidemia de la fiebre negra, los grillos y cadenas, así como el hacinamiento en la cárcel y en las distintas viviendas donde se encontraban detenidos los republicanos, provocó muchas muertes por un lado e intentos de fuga por otro.

En tan terribles circunstancias un grupo de mujeres animadas por Doña Ana Polonia García de Tacón, acude a distintas estrategias con el fin de aliviar las condiciones de algunos de los patriotas más enfermos. Algo se logra en el intento, pero al sentirse incapaces de aplazar la orden de muerte de los principales oficiales es cómo se organiza la conspiración suicida. Solo nueve personas sabían el secreto, no obstante las precauciones tomadas, se filtró la información ante las autoridades competentes. Estas dejaron que se lleve a cabo el plan que consistía en que cuatro mujeres disfrazadas de hombres entrarían en la sede de la prisión donde se encontraban los republicanos Alejandro Macaulay, Joaquín Caicedo y Cuero, Eusebio Borrero y otro más con el propósito de propiciar su fuga, y así quedarían ellas en su lugar exponiéndose a todos los riesgos en este intento y sacrificio.

Al ser delatadas, con antelación, el jefe militar de la plaza Coronel Andrés Santacruz ordena su fusilamiento in situ, sin juicio alguno. Al ser ejecutadas ipso facto, enterrados sus cadáveres en el mismo sitio sin permitir velación ni honras fúnebres y sobre sus nombres y familias se lanzó conjuros de sal y de olvido.

Para que la historia popular lo tenga presente, el nombre de estas heroínas pastusas es como sigue: Luisa Figueroa La Góngora, Domitila Sarasti, y la payanesa Andrea Velasco son ejecutadas en la noche del día 11 de diciembre de 1812 y la pastusa Dominga Burbano también involucrada en la conjura, es detenida y fusilada en la madrugada del día 12 del mismo mes.

Por: Lydia Inés Muñoz Cordero

Presidenta ANH

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba