Uncategorized

Cae finalmente Sebastián de Belalcázar

Indígenas Misak, del Cauca, derribaron la estatua del conquistador español. En imágenes quedó el momento en el que un grupo de personas enlazaron la estatua del legendario conquistador y posteriormente lo derribaron de Tulcán en Popayán, Cauca.

Esta protesta hizo recordar los hechos ocurridos tras la muerte del afroamericano George Floyd el pasado 25 de mayo. En estas manifestaciones, decenas de personas se reunieron para derribar estatuas de personajes que tenían un pasado racista, esclavista en ese país.

En el vídeo se puede ver cómo varios indígenas aparecen tumbando la estatua del conquistador con tres cuerdas y cuando ésta cae se levantan gritos de júbilo y una bandera colombiana. En redes sociales se aseguraba que las comunidades Nasa, Misak y Pijao fueron los responsables de tumbar la estatua; sin embargo, según la información brindada en un comunicado oficial del Movimiento de Autoridades Indígenas del sur occidente, se trata de un juicio realizado por la comunidad Piurek, donde el veredicto declaró culpable a Belalcázar de varios delitos, entre los cuales aparecen “genocidio, despojo y acaparamiento de tierras”.

“Este juicio lo enmarcamos dentro de un compromiso que tenemos frente a la memoria colectiva de nuestra sangre, razón por la cual estamos convocados a reescribir la historia liberándonos de toda huella producto de la colonialidad del saber”, dice el comunicado.

En su cuenta de Twitter, la presidenta nacional de Movimiento MAIS, Martha Peralta Epieyú, levantó la voz para apoyar la acción “Así cae la estatua de Sebastián de Belalcázar derrumbada por el pueblo indígena Misak que hoy se moviliza en Popayán. Reivindican la memoria de sus ancestros asesinados y esclavizados por las élites. También en señal de protesta por las amenazas que han recibido”.

El alcalde de Popayán, Juan Carlos López Castrillón, aseguró que “tumbar la estatua de Sebastián de Belalcázar es un hecho violento. Nuestra administración rechaza cualquier acto de violencia. La protesta social es legal y legítima, pero repudiamos la violencia. Se agredió un símbolo de la ciudad, que es multicultural y diversa. Vamos a restaurar esta estatua porque hace parte de nuestra historia”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba