Uncategorized

POEMA · Alvaro León Benitez Acevedo

Abogado y escritor tumaqueño. Abogado de la Universidad La Gran Colombia. Autor entre otros de ‘Diccionario de voces típicas del litoral pacífico colombiano’, libros de poemas ‘Corazón’, ‘Amanecer y triunfo’, ‘Caminos de sol y sombra’, ‘Presencia del recuerdo’ y la novela ‘Grandeza de un destino’.

VIEJA AMIGA

Cuando ya este viejo y mi pelo se tiña de blanco, daré gracias al cielo por esta senectud.

Cuando mi frente se adorne de arrugas y mis párpados se agrieten, podré gritar al mundo que he vivido.

Cuando mi voz se torne débil y mi caminar sea lento, cuando mis ojos de mirar incierto elaboren tierna perla, sabrán mis amigos que yo he envejecido.

Cuando las musas compañeras mías no fluyan como antes en mi mente, podré llorar mi juventud perdida.

¡Entonces, cuanta historia formará mi leyenda, ¡cuánto dolor abrigará mi corazón sujeto solo con una venda!

¡cuánta alegría en mi caduco ser, viejo ya de tanto contar estrellas y quitar calendarios en cuarto.!

Recordaré mi juventud como tesoro, pero esta vejez presente, ¡ como la adoro!.

No sé si contare historias a mis hijos, porque no sé si los tendré. No sé si tendré esposa, no sé si yo amaré, de lo que estoy seguro ya maduro y con mi curtida tez, que ese día daré gracias al cielo por llegar a la vejez.

Cuanto quisiera añorar conquistas y revivir frutos juveniles. Cuanto quisiera apretar el mundo con la única pasión de la esperanza. Cuando quisiera que mi alma se alimentara con la sangre hirviendo de mis venas, para entonces, para entonces, ya estaremos viejos.

Alvaro Leon Benitez

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba