COLOMBIA

10 de julio: Día de The Beatles

El grupo más trascendente de la historia del rock.

Este día celebra el regreso triunfante de la banda británica de rock, The Beatles de su gira estadounidense a Liverpool el 10 de julio de 1964, justo a tiempo para la premiere de su película A Hard Day’s Night.
Ha sido celebrado como el día de The Beatles en Liverpool y Hamburgo, las ciudades donde la banda sentó las bases para su estrellato.

Biografía

Fuente: https://www.alohacriticon.com/musica/grupos-y-solistas/the-beatles/

Su aparición modificó por completo la significación de la música popular en todas sus vertientes, configurando una nueva etapa que cambió la expresión artística presente y futura, otorgando a la música popular un valor trascendental en las pautas lúdicas y socioculturales de la sociedad contemporánea.
Su talento como autores, desarrollado en una intensa trayectoria marcada por la evolución y la originalidad, con una constante reinvención sónica, moldeó las bases y claves de la composición pop y rock, e impulsó una mímesis creativa en sus coetáneos, ejerciendo una inmensa influencia en cualquier grupo formado a raíz de su surgimiento.
Cuando el 6 de julio del año 1957 Paul McCartney (nacido el 18 de junio de 1942 en Liverpool) se unió a los Quarry Men, un grupo de jóvenes rockeros liderados por John Lennon (nacido el 9 de octubre de 1940 en Liverpool), ninguno de los dos podía imaginar lo que esa asociación proporcionaría al desarrollo musical del siglo XX.
the-beatles-stuart-fotoTras hacer una prueba de audición en el patio de la iglesia de Woolton y compartir gustos por Elvis Presley, Eddie Cochran, Little Richard, Lonnie Donegan o Gene Vincent, Paul fue admitido como nuevo miembro de la citada formación de skiffle en calidad de guitarrista.
Unos meses después, en febrero del año 1958, otro guitarrista llamado George Harrison (nacido el 25 de febrero de 1943 en Liverpool), amigo del barrio de McCartney, también se integró en los Quarry Men, quienes tenían como batería a Ken Brown.
El 29 de agosto del año 1959 debutaron en el Casbah, un local propiedad de Mo Best, cuyo hijo Pete (nacido el 24 de noviembre de 1941 en Madras, India) tocaba la batería.
Pete y Brown formaron meses después el grupo The Blackjacks.
Tras diversos abandonos en la formación, Harrison, Lennon y McCartney adoptaron el nombre de Johnny & The Moondogs, nombre que cambiaron poco después por el de Long John & The Silver Beatles. Este apelativo más tarde se recortó a The Silver Beatles para finalmente hacerse llamar The Beatles.
Realmente, y antes de llamarse The Beatles, la banda se hacía llamar The Silver Beetles, pero cambiaron la letra “e” por la “a” a raíz de un sueño de John Lennon en el que un hombre encima de una tarta llameante le recomendaba el citado trueque de letras.
Por esa época su manager era Allan Williams, el dueño del club Jacaranda.
En mayo del año 1960, gracias a la mediación de Larry Parnes, el grupo giró por Escocia junto al cantante Johnny Gentle.
Un amigo de la escuela de artstuart-sutcliffe-fotoe de John Lennon, Stuart Sutcliffe (nacido el 23 de junio de 1940 en Liverpool), se incorporó al bajo en enero de 1960 y Pete Best ocupó el puesto de batería tras abandonar los Blackjacks en el mes de agosto del mismo año.
Ese verano comenzaron a tocar en los bulliciosos locales de Hamburgo, entre ellos el Indra Club.
En la ciudad alemana aprendieron, entre el alcohol y las prostitutas, a perfeccionar sus habilidades instrumentales, interpretando clásicos del rock and roll durante largas e interminables actuaciones.
A finales del año 1960, y a causa de la deportación de Harrison debido a su minoría de edad y de la pérdida de los permisos de trabajo de los restantes componentes, regresaron a Liverpool, en donde comenzaron a actuar con gran seguimiento popular en un club denominado The Cavern, en el que habían tocado por primera vez y cuando todavía se llamaban The Quarry Men el 24 de enero de 1958.
Su primera actuación con el nombre de The Beatles fue el sábado 9 de junio de 1961.
El 22 y 23 de junio, los Beatles grabaron una serie de temas con Tony Sheridan, entre ellos uno titulado “My Bonnie”. Este single fue lanzado, como Tony Sheridan & The Beat Brothers, en agosto del mismo año en Alemania.
En Inglaterra se publicó el 5 de enero del año 1962, siendo acreditado a Tony Sheridan & The Beatles.
En julio del año 1961 regresaron a Hamburgo, época en la que Stuart Sutcliffe se enamoró y se hizo novio de Astrid Kirchherr, una fotógrafa alemana que en esos momentos era pareja de Klaus Voorman.
Astrid les propuso un cambio en su peinado, sugiriéndoles cambiar el tupé por los después famosísimos flequillos (el célebre look moptop).
Cuando regresaron de nuevo a las Islas Británicas, el grupo se redujo a cuarteto ya que Sutcliffe se quedó en Alemania viviendo con Astrid y prosiguiendo sus estudios de arte.
Fue en esos momentos cuando Paul pasó a ocupar el puesto de bajista.
the-beatles-cavern-fotoEn octubre del año 1961, “My Bonnie” causó un fuerte impacto en un joven empresario propietario de una tienda de discos llamada North End Music Store quien, ante las masivas peticiones del single, decidió ir a conocer personalmente a esa nueva banda que aparecía en los créditos junto a Sheridan y que se hacía llamar The Beatles
El nombre de ese empresario era Brian Epstein (nacido el 19 de septiembre de 1934 en Liverpool).
Nada más poner los pies en The Cavern, el 9 de noviembre del año 1961, Epstein quedó entusiasmado ante el desparpajo y vitalidad de los cuatro muchachos.
Rápidamente se les ofreció como representante y los Beatles, con gran ansia de alcanzar la popularidad, aceptaron la oferta a comienzos de diciembre de 1961.
La primera estrategia promocional de Epstein fue vestirles de traje y corbata e intentar encontrarles una compañía discográfica.
La primera prueba de grabación la hicieron para la poderosa Decca Records.
La audición, que se produjo el día 1 de enero de 1962, ofreció resultados negativos.
Dick Rowe, uno de los gerifaltes del sello, decidió descartar a los Beatles en beneficio de Brian Poole & The Tremeloes, a quienes veía con más gancho comercial.
Además de esa mala noticia, recibieron la comunicación del fallecimiento de Stuart Sutcliffe el 10 de abril del año 1962 a causa de un derrame cerebral. Tenía solamente 22 años de edad.
No sólo la Decca desestimó a los Beatles, otros sellos menores descartaron proporcionar cobijo a los músicos de Liverpool hasta que toparon con la EMI y Parlophone.
En Parlophone, los Beatles y Brian Epstein presentaron su trabajo y sus propuestas a un hombre de la casa llamado George Martin (nacido el 3 de enero de 1926 en Londres), quien les hizo firmar un contrato para grabar un primer single, oficializado dicho contrato el 4 de junio del año 1962.
Antes de las grabaciones, Martin adoptó una decisión importante: la expulsión del grupo del batería Pete Best (el único en no adoptar el peinado moptop), quien dejó la formación el 16 de agosto de 1962.
Este hecho provocó una protesta enérgica por parte de sus seguidores, ya que Best era el Beatles con más simpatía entre el público femenino.
A pesar de ello, George Martin no cejó en su empeño y Pete abandonó la banda para unirse poco después la Lee Curtis All Star Band y posteriormente liderar su propia banda, The Pete Best Group.
the-beatles-fotos-biografiaEl sustituto de Best fue el simpático Richard Starkey, alias Ringo Starr (nacido el 7 de julio de 1940 en Liverpool), el conocido batería de otra formación de la localidad inglesa, Rory Storm and The Hurricanes, grupo con el que ya habían coincidido en sus actuaciones en Hamburgo.
El 18 de agosto Ringo, llamado así por su gusto por lucir anillos, se convirtió en miembro oficial de la banda y el 23 John se casó con Cynthia Powell.
Con Brian Epstein como mánager, George Martin a la producción y Dick James como publicista (quien también los llevó a Northern Records), la maquinaria Beatle comenzó a grabar.
Su música, que se fundamentaba en sus inicios en una amalgama de influencias sonoras, como el clásico rock’n’ roll, el skiffle, el R&B, las girl groups o el soul, filtradas por su maestría compositiva, una ejecución enérgica, fresca, y un genial sentido de la melodía y de las armonías vocales, fue plasmada en vinilo el 5 de octubre del año 1962 con el single “Love Me Do” (cara b “P.S. I Love You”), un tema escrito por la Lennon/McCartney, los principales compositores de la formación y una de las parejas de escritores de canciones más importantes de todos los tiempos.
En la grabación en el mítico Estudio 2 de Abbey Road del 11 de septiembre del año 1962 estaba George Martin apoyado en la producción por Ron Richards (futuro productor de los Hollies) y como ingenieros de sonido se encontraban Norman Smith y Chris Neal.
El batería del single fue el músico de sesión Andy White, elegido en principio por Martin para reemplazar a Best. En el del LP, por el contrario, ya suena la batería de Ringo.
El 17 de octubre los Beatles aparecieron por primera vez actuando en televisión al aparecer en el programa de Granada Television “People and Places”.
En enero del año 1963 giraron por Escocia y en Febrero con Helen Shapiro por el Reino Unido.
“Love Me Do” consiguió notable repercusión comercial, alcanzando en Inglaterra el número 17 en la lista de singles.
“Please Please Me/Ask Me Why”, single aparecido el 11 de enero de 1963, subió hasta el número 2 (número 1 en la revista Melody Maker) y con “From Me To You/Thank You Girl” alcanzarpn su primer número 1 en Gran Bretaña tras ser publicado el 11 de mayo de 1963.
the-beatles-fotografiasCon el LP “Please Please Me” (1963), un disco aparecido el 22 de marzo del año 1963 que ponía de manifiesto con descaro, inocencia y brío sus influencias (refrendadas con la elección de las versiones) y su incomparable habilidad para las melodías y armonías, los Beatles barrieron las listas británicas consiguiendo auparse con facilidad a lo más alto gracias a temas como “Do You Want To Know a Secret?”, “I Saw Her Standing There”, “Misery” o “Ask Me Why”.
Entre las versiones hallamos la famosa adaptación de “Twist & Shout” una canción escrita para los Isley Brothers por Phil Medley y Bert Russell, seudónimo del productor Bert Berns, la excelente adaptación del “Anna (Go To Him)” del soulman Arthur Alexander, el “Chains”, canción escrita por Carole King y Gerry Goffin para el ‘girl group’ The Cookies, o “Boys” de las Shirelles, a quienes también versionan con “Baby, It’s You”, tema compuesto por Burt Bacharach y Hal David.
El 3 de agosto del año 1963 ofrecieron su último concierto en The Cavern y veinte días después publicaron el single “She Loves You/I’ll Get You” (número 1 en Inglaterra).
El 4 de noviembre, los Beatles actuaron en el Royal Command Performance. En la mitad de la actuación, Lennon dijo una de sus frases más recordadas: “Los de los asientos baratos pueden aplaudir, los restantes basta con que agiten las joyas”.
“With The Beatles” (1963), aparecido el 22 de noviembre, fue su fenomenal segundo disco, que ya tenía pedidos antes de su salida de más de 250.000 copias, convirtiéndose en el primer LP en la historia del Reino Unido en superar el millón de ejemplares vendidos en menor tiempo: solamente dos semanas.
“With The Beatles”, con foto en portada de Robert Freeman, reemplazó a “Please Please Me” como número 1 en la lista de ventas de LPs en Inglaterra, confirmando la Beatlemania existente en el Reino Unido.
En el álbum incluyeron temas propios como “It Won’t Be Long”, “All My Loving”, “All I’ve Got To Do”, “Don’t Bother Me”, la primera canción compuesta por George Harrison, o “I Wanna Be Your Man”, tema escrito por Lennon y McCartney para los Rolling Stones que interpretó en el álbum Ringo Starr.
También versionaban, definiendo de nuevo sus raíces (rock’n’roll, soul, girl groups…), a Chuck Berry con “Roll Over Beeethoven”, las Marvelettes con “Please Mr. Postman”, Smokey Robinson & The Miracles con “You Really Got a Hold On Me”, “Till There Was You”, una canción del musical de Broadway “The Music Man”, “Devil In Her Heart”, del girl group The Donays, o la conocida “Money”, tema escrito por Berry Gordy Jr., el creador de la Motown, para Barret Strong.
A pesar de que su fama en Inglaterra y Europa era enorme, los Beatles no lograron el éxito masivo en los Estados Unidos hasta la publicación del single “I Want To Hold Your Hand/This Boy”, publicado en Inglaterra el 29 de noviembre del año 1963.
El disco llegó, como era usual, al número 1 en Gran Bretaña y, por primera vez en los Estados Unidos, un país en donde generalmente prestaban poca atención a la música procedente de fuera de sus fronteras, hecho que cambió con la aparición de los Fab Four.
the-beatles-ed-sullivanLa popularidad lograda por los Beatles tras “I Want To Hold Your Hand”, confirmada con actuaciones en directo y en el famoso programa televisivo de Ed Sullivan, en donde actuaron por primera vez el 9 de febrero de 1964, provocó la llamada “Invasión Británica”, en la que un tropel de grupos del Reino Unido prosiguieron la triunfante estela del grupo de Liverpool en tierras americanas, provocando asimismo que innumerables jóvenes estadounidenses emularan a sus ídolos británicos.
Sus conciertos estaban llenos de escenas histéricas, las actuaciones televisivas batían records de audiencia, su estética era imitada por doquier y sus trabajos obtenían ventas multimillonarias.
1964 se convirtió en el año del asalto británico por excelencia.
No sólo los Beatles, sino que gente como Peter & Gordon, Animals, Dave Clark Five o Herman’s Hermits, por citar algunos nombres (los Rolling Stones lo consiguieron un poco más tarde), coparon las listas de éxitos estadounidenses, antes de la llegada del grupo de Liverpool un coto casi privado de los artistas estadounidenses.
El fructífero talento compositivo (fue el primer grupo en escribir la mayoría de sus canciones, hecho que estimuló a las demás formaciones a hacer lo mismo) les llevó a escribir temas de éxito para gente como Billy J. Kramer, Peter & Gordon, Chad & Jeremy, Cilla Black o los mismísimos Rolling Stones.
El 2 de marzo del año 1964 comenzaron a rodar la película “A Hard Day’s Night”, un film dirigido por Richard Lester que supuso una revolución en la manera de abordar la historia y actuación en pantalla de un grupo cinematográfico.
El 31 de marzo del mismo mes alcanzaron lo nunca visto en el Billboard, nada más y nada menos que cinco canciones de un mismo grupo encabezaron el famoso listado de ventas, copado por el sencillo “Can’t Buy Me Love”, en el número 2 se encontraba “Twist & Shout”, en el 3 “She Loves You”, en el número 4 “I Want To Hold Your Hand” y en el 5 “Please Please Me”.
the-beatles-1965El extraordinario álbum “A Hard Day’s Night” (1964), el primero y único (ya que después también aparecerían temas de Harrison y de Ringo) escrito en su totalidad por Lennon/McCartney que incluye canciones como “Can’t Buy Me Love”, “And I Love Her”, “I Should Have Known Better”, “Any Time At All” o “If I Fell”; y “Beatles For Sale” (1964), un disco con estupendos temas propios como “Eight Days A Week”, “I’m a Loser”, “I’ll Follow The Sun” o “No Reply”, además de versiones de clásicos del rock’n’roll, fueron los LPs publicados por los Fab Four el año de su consagración. En “For Sale” homenajeaban a algunos de sus músicos favoritos, como Carl Perkins, Chuck Berry o Buddy Holly, a quien versionan en “Words Of Love”.
En 1964, además de “Can’t Buy Me Love”, aparecieron los singles “A Hard Day’s Night/Things We Said Today”, “I Feel Fine/She’s a Woman” e “If I Fell/Tell Me Why”.
El 11 de febrero de 1965, Ringo contrajo matrimonio con Maureen Cox (nacida en 1946) con Brian Epstein como padrino de boda.
“Help” (1965) fue su segunda película con Richard Lester, en donde cantaban varios temas, como “The Night Before”, “I Need You”, “You’re Going To Lose That Girl”, “Ticket To Ride” o “You’ve Got To Hide Your Love Away” que fueron incluidos en el LP homónimo “Help” (1965), un disco que apareció dos meses después de ser condecorados por la reina de Inglaterra, el 11 de junio de 1965, con la orden del Imperio Británico, a pesar de la protesta de otros miembros galardonados que optaron por devolver sus condecoraciones.
En “Help” versionaban a Larry Williams con “Dizzy Miss Lizzy” y grabaron “Act Naturally”, canción original del cantante de country Buck Owens.
“We Can’t Work It Out/Day Tripper”, un doble sencillo no aparecido en el álbum, volvió a proporcionarles otro número 1.
the-beatles-1966La música y las letras de los Beatles fueron progresando a pasos agigantados a través de su trayectoria musical, con mayor agudeza y reflexión en la expresión lírica y una sorprendente madurez sonora percibida en “Rubber Soul” (1965), un disco aparecido en diciembre del año 1965 en el que se apreciaba una mayor experimentación y una expansión mayor de sus habituales sonidos, siendo influenciados por algunos nombres fundamentales del continente americano, en especial Bob Dylan y la contribución rock al folk por parte de los Byrds.
“Rubber Soul” fue el primer disco en el que Harrison utilizó el sitar.
“Norwegian Wood”, “Think For Yourself”, “Nowhere Man”, “Michelle”, “I’m Looking Through You”, “Drive My Car”, “If I Needed Someone”, “Girl” o “In My Life” son parte de un LP excepcional.
El 21 de enero del año 1966, George se casó con la modelo Pattie Boyd (nacida en 1944), con quien venía manteniendo una relación desde la época en que rodaron la citada película “A Hard Day’s Night”.
Ese año resultó muy movido para los Fab Four.
En el mes de marzo de 1966 una frase sacada de contexto de John Lennon, afirmando que los Beatles en ese momento eran más famosos que Jesucristo, provocó una reacción virulenta en su contra por parte de los fanáticos religiosos de los Estados Unidos, que quemaron sus discos de manera pública (tras unas aclaraciones televisivas de Lennon las cosas terminaron serenándose).
En julio decidieron no acudir a una recepción del dictador filipino Ferdinand Marcos y tuvieron que salir “por patas” del país, mientras que en el mismo mes tuvieron problemas para actuar en el Budokan japonés, un sitio dedicado a la lucha.
Ante los impedimentos para su actuación Lennon expresó: “creo que es mejor tocar música que pelearse”.
El magistral LP “Revolver” (1966), publicado el 5 de agosto de 1966, mostró al grupo en plena lucidez como compositores y músicos con incisión en la psicodelia.
Paul McCartney, con el single “Eleanor Rigby”, “For No One” o “Here, There And Everywhere”; y John Lennon, con “And Your Bird Can Sing”, “I’m Only Sleeping”, “She Said She Said” o la experimental “Tomorrow Never Knows”, llegaron a un punto culminante en su carrera como autores.
George Harrison presentó la ácida y corrosiva sátira sobre fiscalidad excesiva “Taxman”.
El fenomenal sencillo “Paperback Writer” (con la cara b lisérgica “Rain”), una irónica canción de McCartney sobre la habilidad literaria de Lennon, define bien esta etapa de propagación sónica del grupo.
La complejidad de sus composiciones y el ruidoso alboroto que armaban las fans en sus conciertos, que imposibilitaba la escucha entre los propios músicos, obligó a los Beatles a abandonar los escenarios tras un último concierto ofrecido en el Candlestick Park de San Francisco el 29 de agosto de 1966.
the-beatles-sgt-peppers-fotoEl año 1967 comenzó con el sencillo “Penny Lane”, “Strawberry Fields Forever”, cuyas notas se encontraban empapadas de psicodelia, sonido esencial en su siguiente trabajo, una de las obras claves de su trayectoria.
El 1 de junio de 1967 aparece “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” (1967), con una fenomenal portada obra de Peter Blake (en la que aparecían rostros de amigos y gente que les habían inspirado), el álbum fue el epítome de la música pop psicodélica y art pop.
“Lucy In The Sky With Diamonds”, “A Day In The Life”, “Fixing a Hole”, “Lovely Rita”, “She’s Leaving Home”, “When I’m Sixty Four”, “Getting Better”, “Whith a Little Help From My Friends”, “Whithin You Without You”, “Being For The Benefit of Mr. Kite” o la pieza homónima introductoria singularizan la gran capacidad de progreso musical art rock, donde sondeaban muchos instrumentos por esos momentos ajenos al pop y pertenecientes en cambio al ámbito de la música clásica, music hall, circense u oriental.
Además, fue la primera vez que un grupo ofrecía sus letras en un disco.
La permuta constante del grupo también se apreciaba en su original vestimenta y en su nuevo look bigotudo, que volvió a influenciar a sus compañeros de profesión.
El 15 de mayo de 1967 Paul conoció a Linda Eastman (nacida en 1941) asistiendo a un concierto de Georgie Fame & The Blue Flames.
Para añadir más records a su carrera, los Beatles fueron elegidos para inaugurar la primera emisión vía satélite interpretando para todo el mundo y en directo el tema “All You Need Is Love”.
En esa actuación, llevada a cabo el 25 de junio de 1967, participaron haciendo coros gente como Mick Jagger, Keith Richards, Marianne Faithful o Graham Nash.
the-beatles-1967El suicidio (otras fuentes citan muerte por sobredosis de carbitol) el 27 de agosto, época en la que los Beatles estaban con el Maharishi Mahesh Yogi en la localidad de Bangor (Gales), de su mánager Brian Epstein supuso una conmoción en el seno de la banda.
Aunque musicalmente no les afectó en demasía, perdieron esa fuerza aglutinadora cuya falta se notó de forma decisiva con el paso de los años.
Paul McCartney ideó un nuevo proyecto cinematográfico al que llamaron “Magical Mistery Tour” y que finalmente obtuvo mediocres resultados.
El disco homónimo aparecido en 1967 como complemento al producto fílmico fue la conjunción de lo que habrían de ser dos EPs.
El exuberante talento de los Fab Four en plena era hippie-psicodélica volvió a brillar con canciones como “I Am The Walrus”, “Blue Jay Way” o “The Fool On The Hill”.
Las correrías hindúes de los Beatles (con especial significación para George Harrison) llegaron a su punto más álgido cuando en febrero del año 1968 decidieron visitar el subcontinente asiático para pasar unos días en compañía del famoso gurú Maharishi Mahes Yogi en Rishikesh.
Junto al cuarteto de Liverpool también se trasladó a la India el cantante Donovan, la actriz Mia Farrow, su hermana Prudence (a quien Lennon le dedicó el tema “Dear Prudence”) y Mike Love, componente de los Beach Boys.
Después de comprobar que el Maharishi tenía tantas necesidades físicas como espirituales tras intentar mantener relaciones sexuales con Mia Farrow, los Beatles, escaldados con la experiencia, regresaron a Europa.
Un mes antes, El 22 de enero de 1968, habían creado oficialmente su propio sello discográfico al que denominaron Apple, una iniciativa que finalmente les produjo graves pérdidas económicas.
John, por su parte, acababa de empezar a mantener una relación sentimental con una artista japonesa de nombre Yoko Ono (nacida en 1933), una mujer que ejerció una gran influencia en Lennon, cosa que no le agradaba nada a Paul McCartney, quien rompió con su novia Jane Asher (hermana de Peter Asher de Peter & Gordon, nacida en 1946) en julio del año 68.
the-beatles-1968-fotoEn cuanto a su faceta artística, el 15 de marzo se editó el single “Lady Madonna/The Inner Light” y el 30 de agosto “Hey Jude/Revolution”.
El 22 de noviembre publicaron un disco doble con portada minimalista totalmente en blanco en la que solamente aparece el nombre del grupo.
El trabajo pasó a la historia como “The White Album” (1968) y se convirtió en una de las experiencias más eclécticas y satisfactorias en la historia del rock, con una sonoridad más directa y espontánea que la encontrada en sus pretéritos discos.
El blues, el rock, el music-hall, el pop, el boogie, el vanguardismo, la psicodelia, el country, el folk y hasta el heavy se dan cita en un trabajo imprescindible para entender la música futura en cualquiera de sus vertientes estilísticas.
John Lennon y Paul McCartney ofrecieron su habitual genialidad en la escritura y George Harrison compuso uno de los mejores temas del doble album, “While My Guitar Gently Weeps”, canción que contó con la ayuda en la guitarra de Eric Clapton.
Otras composiciones destacadas de esta obra maestra son “Back In The USSR”, “Glass Onion”, “Ob-la-Di, Ob-La-da” (famoso tema definido por el batería de Police, Stewart Copeland, como la primera composición de reggae blanco), “Happiness Is a Warm Gun”, “I’m So Tired”, “Rocky Raccoon”, “Julia” (dedicado por Lennon a su madre) “Blackbird”, “Birthday”, “Sexy Sadie”, “Helter Skelter” (pieza que influenció al asesino satanista Charles Manson), “Revolution 1”, “Dear Prudence” o “Cry Baby Cry”.
Una surrealista película animada dirigida por George Dunning con el título de una antigua canción del grupo, se convirtió en su LP “Yellow Submarine” (1969), aparecido el 17 de enero de 1969.
El álbum, con temas como “All Together Now”, “Only a Northern Song” o “Hey Bulldog”, y pasajes instrumentales escritos por George Martin, subió hasta el número 3 en las listas británicas al mismo tiempo que el “White Album” permanecía en el número 1.
El film, que habia sido dirigido por George Dunning, también incluyó diversos pasajes instrumentales de George Martin.
the-beatles-foto-abbey-roadLas relaciones entre los miembros a partir de ahí comenzaban a estar tirantes.
El 17 de enero de 1969 publicaron “Yellow Submarine”.
En 1969 desecharon mucho material (en unas sesiones en las que colaboró Billy Preston) por no estar conformes con su resultado y editaron el sencillo “Get Back”, que llegó con facilidad al número 1 en todo el mundo.
Por esa época decidieron subir a la azotea de Apple y dar un concierto sorpresa ante la mirada atónita de los viandantes.
Esto sucedió el 30 de enero de 1969, convirtiéndose en la última ocasión en que los cuatro Beatles tocaron juntos en directo.
Todo este suceso y las citadas sesiones de grabación quedaron recogidas en el film “Let It Be”, un documento histórico de un grupo en pleno proceso de desintegración.
El sencillo “Ballad Of John and Yoko”, publicado el 30 de mayo de 1969, fue su último número 1 en listas británicas de singles.

El 12 de marzo del año 1969, Paul contrajo matrimonio con Linda Eastman.
Lennon hizo lo mismo con Yoko casándose en Gibraltar el 20 del mismo mes, pasando la luna de miel en el Hotel Milton de Amsterdam, alojándose en la habitación 902 y estableciendo una protesta pacifista con el contexto de la Guerra del Vietnam denominada “en la cama por la paz”.
Lthe-beatles-azotea-fotoa ausencia de Brian Epstein comenzaba a hacerse notar.
Los Beatles estaban desorientados sin una persona de confianza mutua que llevara sus asuntos.
Paul propuso a su suegro, Lee Eastman, recomendación no aceptada por los demás que preferían a Allen Klein, quien al final se hizo con el cargo.
En medio de esas disconformidades presentaron una nueva obra maestra, “Abbey Road” (1969), maravilloso disco publicado el 26 de septiembre del año 1969 en el que se pueden escuchar temas extraordinarios como “Here Comes The Sun”, “Something”, “Come Together” o “Because”.
Ese trabajo no provocó la cohesión de la banda, sino todo lo contrario.
Las composiciones habían sido grabadas por separado y sus miembros ya planeaban nuevos proyectos al margen de los Beatles.
Lennon ya había formado la Plastic Ono Band con Yoko Ono, Eric Clapton, Klaus Voorman y Alan White, y ya le había comentado a Paul que iba a abandonar el grupo aunque no lo comunicaría públicamente ya que deseaba que todos los componentes hiciesen una declaración conjunta del fin oficial de la banda.
Mientras tanto, el legendario productor Phil Spector recogió las grabaciones abandonadas tras las sesiones en las que participó Preston.
Tras una serie de arreglos y orquestaciones presentó el último LP oficial de la banda, “Let It Be” (1970), un magnífico disco que contiene los temas “The Long And Winding Road” (número 1 en EEUU) y el popular single homónimo, “Let It Be”, último sencillo oficial de los Beatles publicado el 6 de marzo de 1970.
Otros cortes de este álbum son “I Me Mine”, “Two Of Us” o “Get Back”.
Paul McCartney obvió la recomendación de Lennon y anunció (con enfado de los demás, en especial de John y George) el 10 de abril de 1970 la separación definitiva de los Beatles, mientras presentaba su primer LP en solitario.
Nunca más volvieron a reunirse.
John Lennon murió asesinado el 8 de diciembre de 1980 en Nueva York.
Tenía 40 años de edad.
Fue incinerado.
Sus cenizas fueron esparcidas en Central Park de Nueva York.
Los tres restantes Beatles se reunieron mucho más tarde, en los años 90, para grabar junto a Jeff Lynne dos canciones de la época post-Beatle de John Lennon, “Free As a Bird” y “Real Love”. Fueron los dos últimas canciones inéditas de una banda inmortal que perdió a George Harrison a causa de un cáncer el 30 de noviembre del año 2001.
Tenía 58 años.
Harrison fue incinerado.
Sus cenizas reposan en el río Ganges de la India.
George Martin falleció el 8 de marzo del año 2016.
Tenía 90 años de edad.
Robert Freeman, fotógrafo de algunas portadas del grupo, murió el 8 de noviembre del año 2019.
Tenía 82 años.
El 12 de mayo del año 2020 falleció Astrid Kirchherr.
Tenía 81 años de edad.
Los Beatles ingresaron en el Rock And Roll Hall Of Fame en el año 1988, introducidos por Mick Jagger.
Discografía comentada en AlohaCriticón

Please Please Me (1963)
With The Beatles (1963)
A Hard Day’s Night (1964)
For Sale (1964)
Help! (1965)
Rubber Soul (1965)
Revolver (1966)
A Collection of Beatles Oldies (But Goldies!) (1966)
Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967)
Magical Mystery Tour (1967)
White Album (1968)
Yellow Submarine (1969)
Abbey Road (1969)
Let It Be (1969)
Beatles Again (1970)

Filmografía
¡Qué Noche La De Aquel Día! (1964) de Richard Lester
Help! (1965) de Richard Lester
Yellow Submarino (1968)

 

Leyendas y algunas verdades de un grupo llamado «The Beatles»

Publicado por Guillermo Ortiz

Leyendas y algunas verdades de un grupo llamado «The Beatles»

Si durante muchos años se puso de moda hablar de «el quinto Beatle» para referirse a cualquiera que hubiera trabajado de cerca con los de Liverpool —George Martin, Brian Epstein, Pete Best…—, lo cierto es que nadie se ha ganado ese honor a posteriori más que el periodista Philip Norman. Norman, que empezó su carrera cubriendo precisamente las giras de John, Paul, George y Ringo, ha dedicado buena parte de su vida a investigar y narrar cada detalle del grupo de pop más famoso de la historia. Suyo es el libro ¡Gritad!, considerado el mejor relato de la banda, y suya es la biografía de Paul McCartney publicada este mismo año en España por la editorial Malpaso.
En medio, queda una polémica biografía sobre John Lennon, editada por Anagrama en 2009 y que consta de más de ochocientas páginas, lo que ayuda a hacerse una idea de su minuciosidad. No vamos a decir que esta trilogía aporte datos absolutamente desconocidos y de vital trascendencia porque, después de sesenta años, queda poco de los Beatles que no sea de dominio público, pero sí sirve para separar el grano de la paja, la leyenda de la realidad. En torno a los Beatles, como en torno a cualquier figura de la cultura popular de éxito voraz y destrucción vertiginosa, hay demasiadas historias a menudo fantásticas. Aprovechemos la autoridad de Norman para repasar algunas de ellas.

Los Beatles eran un grupo blandengue, prefabricado por la industria para complacer a quinceañeras

En 1978, ocho años después de la separación oficial de los Beatles, Neil Innes y Eric Idle decidieron filmar el falso documental The Rutles: All You Need Is Cash. Envalentonados por los éxitos de esta banda ficticia en el programa Saturday Night Live y con el apoyo del mismísimo George Harrison, Innes y Idle —miembro consolidado de los Monty Python— narraban desde sus orígenes la historia de un grupo idéntico al de Liverpool y cuyo apodo era «The Prefab Four», en referencia al «The Fab Four» que recibieron los Beatles originales.
Esta idea de que los Beatles fueron algo así como las Spice Girls, un producto de la industria británica sin mayores pretensiones, cuatro chicos que solo tocaban baladitas y canciones de baile para deleite de las adolescentes chillonas, ha estado siempre presente en el imaginario colectivo de los críticos con la banda. Sin embargo, los Beatles no tenían nada de blando ni de prefabricado. Los cuatro venían de barrios humildes de Liverpool, una ciudad portuaria del norte de Inglaterra donde la ley de la calle imperaba a sus anchas en aquellos años de posguerra. El mero hecho de que se pasaran casi un año tocando en clubes nocturnos de Hamburgo, una de las ciudades más peligrosas de Europa en aquellos tiempos, da una idea de que no había nada de «chicos fáciles» en ellos por mucha cara de niño bueno que tuviera Paul McCartney.

Por el contrario, los Rolling Stones eran unos tipos duros y de ahí surgió su enemistad

De entrada, nunca hubo enemistad entre los Rolling Stones —ligerísimamente más jóvenes— y los Beatles. Los primeros admiraban a los segundos y los segundos, en concreto Lennon y McCartney, les regalaron su primer éxito a los primeros, «I Wanna Be Your Man». Aunque durante cinco décadas los Stones hayan vendido su rollo de malotes y rockeros «auténticos», apoyados quizá en el malditismo de Brian Jones y posteriormente de Keith Richards, lo cierto es que compartían las mismas influencias de la música blues y rock americana de los cincuenta y no dejaban de ser cinco chicos de clase media de Londres, nada que ver con la dureza de Liverpool. Richards y Jagger siempre vieron en McCartney y Lennon a dos mentores más que a dos rivales y a la hora de vivir la vida al límite nadie tenía nada que envidiar a los demás.

Fueron con su maqueta a Decca pero no les cogieron, de ahí que ficharan por EMI

El rechazo de Decca está considerado el mayor error empresarial del siglo. Efectivamente, una vez Brian Epstein decidió hacerse cargo de los Beatles, lo primero que hizo fue mandarlos a los estudios de Decca… pero ni Epstein ni Decca sabían en realidad lo que querían y, en vez de dejar a los chicos tocar lo que les diera la gana, les obligaron a hacer una mezcla imposible que probablemente habría rechazado cualquier otro productor, «Bésame mucho» incluido. ¿Por qué le gustaron a George Martin y se los llevó a EMI? Porque eran divertidos y le recordaban a los Goons, el grupo cómico de Peter Sellers, cuyos discos también producía. Si los primeros LP los grabaron en un día no fue por casualidad: es todo lo que EMI consideraba que merecía la pena invertir en ellos.

John Lennon y Paul McCartney escribían las canciones juntos

No ha habido ni habrá, al menos en el terreno de la música pop, una sociedad creativa más exitosa que la de Lennon y McCartney. Lo curioso es que todo en torno a su relación resulta de lo más improbable: de entrada, sus personalidades, tan distintas, con la devoción por el rock sureño de Elvis, Chuck Berry y Little Richard como único punto en común. McCartney nació dos años después que Lennon y sus universos eran bien distintos: cuando se conocieron, Lennon ya tenía su propia banda, The Quarrymen, e iba a la Escuela de Artes, mientras que Paul era poco más que un alumno de secundaria en el instituto del barrio. Aun así, encajaron. Se pasaban los días en casa de Julia, la madre de John, o en la del padre viudo de Paul y repasaban acordes hasta conseguir algo que sonara bien. No escribían nada: la regla era que, si al día siguiente aún se acordaban de lo que habían estado tocando, es que aquello merecía la pena. Con los años, obviamente, la sociedad como tal se rompió. Lennon componía por su parte y Paul por la suya, pero en los primeros años firmar como «Lennon/McCartney» tenía todo el sentido del mundo. Uno siempre complementaba al otro.

Eran auténticos working class heroes de Liverpool, sobre todo Lennon, que se autodefinió así

Ya he comentado antes que venían de familias de clase media tirando a baja. Sobre todo, George Harrison, que era además el más joven. El único que podía presumir de algo parecido a una educación superior y a una familia con posibles era precisamente John Lennon. La familia de su madre, en especial su tía Mimi, la que le cuidó durante toda su infancia y adolescencia, vivía obsesionada por las apariencias y tenía suficiente dinero como para permitirse algunos caprichos. Cuando les llegó el éxito, John fue el primero en comprarse un Rolls Royce e irse a vivir a una casa en una zona residencial apartada del mundo… muy working class no parece, la verdad.

El éxito en Estados Unidos fue una consecuencia lógica del éxito en Gran Bretaña

No. Fue una sorpresa absoluta. Ni Capitol Records confiaba en ellos ni ellos creían que tuvieran la más mínima oportunidad en Estados Unidos. Ahora nos resulta difícil de entender, pero en 1964, en lo musical, Estados Unidos y Gran Bretaña eran mundos completamente distintos. Ningún grupo británico había triunfado en América y, de hecho, los Beatles, después de un año y medio agotador de promociones, giras y discos, empezaban a perder fuelle en Inglaterra, al menos en términos de histeria colectiva. No fue el empuje de la «Beatlemanía» lo que les hizo triunfar en Estados Unidos de la mano de Ed Sullivan, sino al contrario: fue el apoyo de Ed Sullivan y la ya legendaria actuación en su programa lo que lanzó mundialmente la carrera del grupo en un momento de dudas.

Bob Dylan les introdujo en el mundo de la marihuana

Es difícil de creer. Norman da la versión por buena, pero a mí me cuesta. Estos tíos compartieron vivencias en Hamburgo con gente de lo más variopinta, probaron todo tipo de pastillas, se emborracharon como animales… y el que les descubrió que había una cosa llamada «marihuana» tuvo que ser precisamente el compositor más famoso de todos los tiempos. Resulta que a nadie se le había ocurrido antes lo de ofrecerles un porro. Demasiado bonito como para ser verdad.

Cuando les dieron las medallas de Miembros de la Orden del Imperio Británico aprovecharon un despiste para fumarse un porro en el cuarto de baño de Buckingham

Parece haber cierto consenso en que eso se lo inventó Lennon para fardar de transgresor. Si algo queda claro de la lectura de la biografía de Norman, es que Lennon era muy de inventarse cosas y tenía una relación con la realidad algo problemática. Al parecer, se metieron en el baño para fumar un cigarrillo, sin más. Tampoco está mal, porque al fin y al cabo fumar, fuera lo que fuera, estaba terminantemente prohibido en Buckingham Palace.

«Norwegian Wood» es un sinónimo de «erección»

No sé dónde leí esto en su momento pero me encantó. Puede que en algunos idiolectos el término norwegian wood de hecho se haya convertido en sinónimo de «erección», pero no era la intención de Lennon. La canción habla de los meses de relación con su vecina y amiga Sonny Freeman, a la sazón esposa del fotógrafo de cabecera de los Beatles, Robert. Todo ello, por cierto, mientras su esposa Cynthia y su hijo Julian esperaban en el piso de arriba. De hecho, John empezó a componer la canción en el Hotel Palace de St. Moritz delante de su mujer, como si nada, mientras los que conocían la historia palidecían.

Paul McCartney murió en 1966 en un accidente de tráfico

Rumores sobre muertes accidentales y sobredosis de estrellas de la música o el cine los ha habido siempre, lo curioso es que este tardara tanto en aparecer. En 1966 nadie dijo nada sobre una supuesta muerte de Paul. Fue en 1969, cuando los Beatles publicaron Abbey Road, su último disco de estudio, que se empezó a hablar de un accidente de tráfico y de un tal Billy Shears —como el acompañante de la Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Clubs Band— que le habría sustituido en el grupo. Las pruebas no eran demasiado contundentes: que si lleva el paso cambiado en la portada del disco e iba descalzo, que si ponías no sé qué canción al revés y aparecía no sé qué mensaje… El rumor, además, no nació en Inglaterra sino en Estados Unidos, donde Charles Manson acababa de «inspirarse» en el Álbum Blanco para organizar sus matanzas. No era precisamente el país más cabal del mundo, y si alguien tiene dudas, que lea a Joan Didion.

«Lucy in the Sky with Diamonds» es, en realidad, un homenaje al LSD

Todo el mundo sabe que lo es, incluso Philip Norman, pero la versión oficial de «es una canción sobre un dibujo de Julian Lennon» ha permanecido inalterada por parte de los miembros del grupo. Es realmente inverosímil: Lennon llevaba tiempo experimentando con el LSD, toda la imaginería remite a los viajes mágicos que provocaba esa droga —lo que, por cierto, se mezclaba con otra de las obsesiones de Lennon: los libros de Alicia escritos por Lewis Carroll— y John pasaba de su hijo Julian lo suficiente como para que fuera muy improbable que anduviera prestando atención a sus dibujos de clase. No sería de extrañar que no supiera ni a qué clase iba.

Sgt. Pepper’s es el primer «álbum conceptual» de la historia

Fue el primer intento y Paul McCartney mantuvo el empeño de principio a fin… pero George y John se bajaron enseguida del asunto y empezaron a componer por su cuenta, lejos de la idea general, lo que, probablemente, fuera un acierto. A Lennon siempre le irritó especialmente este disco; de hecho, siempre hizo de menos la época final de los Beatles porque consideraba que Paul se había hecho con el mando de la banda y le había relegado a un segundo plano. Aunque su «Mr. Kite» sí tenga alguna reminiscencia del concepto original, el resto de sus composiciones no tienen nada que ver. Tampoco las de Paul, por cierto, salvo quizá «When I´m 64», que compuso cuando tenía quince años.

John Lennon fue el primer feminista del mundo del rock

Que Lennon no sale muy bien parado de la biografía de Norman lo habrán descubierto ya a estas alturas. Tanto que Yoko Ono le echó en cara, pese a su amistad, que hubiera sido «mezquino» con John. Ahora bien, en el tema de las mujeres, al menos en los años sesenta y los primeros setenta, el caso es sangrante. John no era ningún feminista, como se autoproclamó durante su retiro de 1975 en adelante, sino que era profundamente machista, celoso y agresivo con sus parejas. Un auténtico maltratador. A su primera mujer, Cynthia, la obligaba a peinarse y vestirse como Brigitte Bardot para cumplir sus fantasías sexuales y la tenía oculta del resto del mundo la mayor parte del tiempo mientras mantenía todo tipo de relaciones paralelas. Con Yoko intentó llevar una relación de dominio parecida, pero la japonesa-estadounidense le paró los pies en cuanto pudo (aunque también le llevó un tiempo).

El talento de George Harrison era igual o mayor que el de John y Paul

Cuando Harrison sacó «All Things Must Pass» consiguió el primer exitazo de un exmiembro de los Beatles, en competencia, curiosamente, con el primer disco de Ringo Starr, cuya carrera en solitario durante los setenta fue brillantísima. George llevaba años quejándose y con pose de ausente. Desde que se fue a la India en 1965 a tocar con Ravi Shankar, todo eso de los Beatles le resultaba muy lejano. Su indolencia se nota en cada aparición pública de 1966 en adelante, así como su resquemor hacia John y sobre todo hacia su examigo del instituto, Paul, por mantenerle en un segundo plano creativo. Incluso cuando propuso «Within You, Without You» para el Sgt. Pepper’s, George Martin le vino a reprochar en tono paternalista que eso no pintaba nada en un disco «serio».
El caso es que el talento de Harrison estuvo tan a la sombra, al menos hasta Abbey Road, que, cuando estalló, estalló en forma de disco triple y bombazo mundial con «My Sweet Lord» —por la que años después sería condenado por plagio del «He´s so Fine», de las Chiffons —, lo que mosqueó sobremanera a Paul y especialmente a John. Lo cierto es que el talento de George se estancó ahí. Montó el famoso concierto benéfico de ayuda a Bangladesh, tuvo sus propios problemas con las drogas, vivió entre la India, Inglaterra y Estados Unidos, su mujer lo abandonó por Eric Clapton sin que pareciera importarle demasiado y así pasaron los años sin que se supiera mucho de él. Su revival en los años ochenta con «I´ve got My Mind Set on You» no envidiaba en nada a las canciones más pop de su despreciado Paul.

Donde estaba Ringo, en realidad podía haber estado cualquier otro

Incluso Lorne Michaels, en la oferta para que los Beatles se reunieran en Saturday Night Live de la que hablaremos más tarde, abundaba en esta idea: «Os ofrezco tres mil dólares, repartíoslos como queráis, si le queréis dar menos a Ringo no es asunto mío». Lo cierto es que Ringo Starr era algo así como el Busquets de los Beatles. El que conseguía que todo fluyera, tanto en las grabaciones como fuera de ellas. El amigo de todos. Nadie tuvo un problema con Ringo —solo George en medio de una de sus crisis, pero se le pasó— y todos colaboraron en sus discos. Puede que hubiera gente con más conocimientos musicales o más habilidad para la batería, igual que hay mediocentros más físicos o que marcan más goles, pero era el hombre adecuado en el momento correcto. Sin el pegamento de Ringo, los Beatles se habrían estado matando al tercer disco.

Brian Epstein murió solo en su casa, después de una sobredosis de alcohol y drogas

Exacto. Epstein era un hombre atormentado y solitario. Tenía que ocultar su homosexualidad en tiempos en los que estaba considerada un delito en Inglaterra y pese a tenerlo todo en apariencia, juntaba una depresión con la siguiente. De ahí, quizá, su excelente relación con John Lennon, aunque este no desaprovechara ocasión para insultarle en público, menospreciarle y recordarle que era judío y «maricón». Cuando murió —o se suicidó, ¿dónde se dibuja la línea en estos casos de autodestrucción?— John se sintió tremendamente culpable por haberle fallado. Probablemente fuera el único en la banda que realmente le entendía, pero él ya tenía suficiente con lo suyo.

La culpa de todo la tuvo Yoko Ono

En absoluto. Yoko Ono ni sabía quiénes eran los Beatles ni tenía el más mínimo interés en su música. Yoko Ono fue la excusa de John Lennon para desestabilizar por completo al grupo cuando se dio cuenta de que ya no pintaban nada juntos. Pudo dar la cara y anunciarlo en primera persona pero prefirió que se la partieran a Yoko. No era Ono la que exigía su asiento al lado de John en las grabaciones, sino John el que se negaba a tocar sin Yoko a su lado. Paul y Ringo hicieron lo posible por mediar —aunque Paul acabara viviendo una situación parecida con Linda Eastman—, pero a George terminó de sacarle de quicio y acabó insultando a Yoko y pegándose con John antes de anunciar que abandonaba el grupo en 1968, durante el rodaje-grabación de lo que sería Let It Be. A los pocos días volvió, porque George nunca llevó muy bien lo de la asertividad.

Paul McCartney fue el que decidió separarse de los demás, en 1970

Una de las cosas que ninguno de sus compañeros perdonaba a Paul era su necesidad de estar permanentemente en el ojo público. En 1967, por ejemplo, admitió en una entrevista que tomaba LSD y que no le parecía algo malo en absoluto. Hasta ahí, bien, pero, claro, sus declaraciones derivaron en un escándalo tremendo para los cuatro cuando Paul había sido, precisamente, el último en probar la sustancia, más de un año después del «debut» de George y John y tras mucha insistencia por parte de sus compañeros.
En esto de la separación pasó algo parecido: cuando terminó la grabación de Abbey Road, en 1969, John Lennon dejó claro que los Beatles se habían acabado para él y empezó a grabar cosas para la Plastic Ono Band incluyendo el empalagoso «Give Peace a Chance». George no tardó demasiado en seguir sus pasos, pero ambos acordaron con la discográfica no decir nada para evitar que las ventas del disco se resintieran. Al final, el que lo hizo público fue el que más había luchado por que siguieran juntos, dando la impresión de que el primer paso había sido suyo. Paul McCartney en estado puro.

La relación entre Paul y John no volvió a ser la misma nunca más

La relación entre Paul y John ya no iba bien antes de la aparición de Linda Eastman y Yoko Ono, lo que pasa es que, pese a las apariencias, no eran los tipos más valientes del mundo a la hora de decirse las cosas a la cara y, al fin y al cabo, habían sido muy importantes el uno para el otro. Es innegable que Paul quería mandar más de la cuenta y aún más innegable que John estaba en esa situación en la que todo lo veía como una ofensa contra él. Cuando se separaron, siguieron publicando algunas de sus canciones como Lennon/McCartney pero eso no duró mucho tiempo. De hecho, la cosa se complicó sobre todo a raíz de los problemas de gestión de Apple, con múltiples demandas en todos los sentidos y una clara división entre Paul y el resto de sus excompañeros.

Lennon, como siempre, fue mucho más agresivo que Paul en este conflicto. Mientras McCartney dejaba alguna pullita de vez en cuando, Lennon le devolvía bofetadas públicas como en «How Do You Sleep?» de su álbum Imagine, en la que venía a decir que toda su música era una basura menos «Yesterday». El nivel de celos de Lennon hacia McCartney era tan enfermizo que incluso montó en cólera cuando a Paul le encarcelaron en Japón por posesión de marihuana. ¡Por qué a Paul y no a él, al que nunca habían detenido pese a la continua persecución policial! Con el paso del tiempo, hubo intentos de reconciliación y McCartney siempre habla de «su amigo John» con cierta inocencia. Se vieron alguna vez, cenaron juntos con sus parejas… pero no era lo mismo que con George, ni mucho menos que con Ringo, el único verdadero amigo Beatle de Lennon durante los setenta.

Nunca se plantearon volver a tocar juntos después de su separación

Quizá porque eran conscientes de su potencial comercial y quizá porque, pese a sus groseras desavenencias personales, musicalmente eran capaces incluso de hacer Abbey Road sin apenas hablarse, los cuatro siempre fueron algo ambiguos acerca de un posible regreso puntual, al menos hasta la muerte de Lennon. Por ejemplo, en el concierto por Bangladesh que organizó Harrison en 1971 la idea era que George, John y Ringo compartieran escenario, pero John tenía tanto miedo a que apareciera Paul por sorpresa que lo canceló todo. Aparte, seguía empeñado en que Yoko tenía que acompañarle y esa no era la idea de los organizadores.
Años más tarde, en 1976, el director de Saturday Night Live, Lorne Michaels, ofreció de broma tres mil dólares a los Beatles si se juntaban para tocar por última vez en el programa. McCartney y Lennon lo estaban viendo juntos en el Dakota y ambos reconocen que estuvieron a punto de llamarse el uno al otro y presentarse en los estudios de la NBC en Nueva York… pero ninguno se atrevió a dar el paso. Sid Bernstein, el promotor del famoso concierto en el Shea Stadium, llegó a publicar un anuncio a toda página en el New York Times ofreciéndoles el dinero que quisieran por un nuevo concierto. De hecho, en 1979, un año antes de la muerte de Lennon, estuvo a punto de convencerlos para dar tres conciertos en Nueva York, El Cairo y Jerusalén con fines benéficos. Lennon se echó atrás en el último momento por sentirse «excesivamente presionado».

John y Yoko siguieron juntos hasta la muerte de Lennon en 1980

John conoció a Yoko en 1966 y se enamoró al instante. A Yoko le costó algo más. En cualquier caso, hasta 1968 su relación se solapó con el matrimonio del cantante con Cynthia y el de la artista conceptual con Anthony Cox, quien acabaría huyendo con la hija de los dos, Kyoko. A partir de ahí, todo lo que sabemos de ellos son historias de amor y fraternidad y entendimiento… solo que no siempre fue tan fácil. De entrada, en septiembre de 1973, Yoko poco menos que echó a Lennon del Edificio Dakota en busca de algo de libertad y espacio… harta, además, de las demandas continuas de sexo por parte de John.
Como sustituta, tanto John como Yoko eligieron a May Pang para que hiciera las funciones de secretaria y consorte. Aquello fue un desastre: Lennon se fue a Hollywood, vivió casi un año allí con Pang y con quien quisiera pasarse por su casa, se emborrachó, se drogó como si no hubiera un mañana, intentó grabar un disco con Phil Spector que no llevó a nada, frecuentó las poco recomendables compañías de Nilsson y Keith Moon, el batería de los Who, y tuvo que suplicar varias veces a Yoko que le dejara volver, hasta que ella accedió y acabaron concibiendo a Sean en 1975. Con todo, la relación no volvió a ser igual a partir de este distanciamiento, e incluso en Double Fantasy, el disco póstumo de Lennon, se puede encontrar la canción «(Afraid) I´m Losing You», en la que Lennon volvía a mostrar su inseguridad en torno a la relación.

El asesinato de Lennon ya lo había vaticinado un adivino

Los últimos años de Lennon fueron un pequeño esperpento: apenas salía, no componía, no grababa y se pasaba el día jugando con su hijo Sean, enseñándole a tocar la guitarra mientras cocinaba productos macrobióticos. A su alrededor se formó una troupe de lo más improbable, reclutada en buena parte por Yoko: numerólogos, astrólogos, videntes… muchos de ellos directamente en nómina y con su piso pagado cerca del Dakota para aconsejarles en detalles tan absurdos como qué dirección había que tomar para viajar a tal o cual sitio.
Pese a todo, ninguno de los muchos adivinos que frecuentaban la casa supo avisar de una amenaza específica contra John Lennon. Una vidente le habló a Yoko de un sueño en el que «su hermana lloraba junto a su hijo pequeño porque había perdido a su marido»… pero la hermana de Yoko no tenía ningún hijo pequeño, así que a posteriori se dio cuenta de que el sueño trataba sobre ella.

Los Beatles eran el grupo favorito de Kurt Cobain

Decir «el grupo favorito» es mucho decir, pero sí hay mucho de los Beatles en Nirvana, de entrada esa capacidad para adaptarse a lo comercial sin dejar de hacer buenas canciones. Lo curioso es que, en las múltiples listas de discos favoritos que Kurt dejó en sus diarios, no aparece Sgt. Pepper’s ni hay referencias a «Helter Skelter», a «I Am the Walrus» o a otras canciones que pudieran asociarse más fácilmente a los ritmos noventeros del grunge y el punk-rock. A Cobain le gustaba With the Beatles, un disco que se publicó exclusivamente en Estados Unidos a raíz del éxito del programa de Ed Sullivan en 1964 y que reunía sus mayores éxitos hasta la fecha, es decir, los que muchos puristas desprecian por ser demasiado facilones.

Galería de imágenes del cuarteto más famoso de la historia:

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba